VENTAJAS DE REALIZAR EL CÁLCULO DE LA HUELLA DE CARBONO

El cálculo de la Huella de Carbono aplicado al producto consiste en la descripción y cálculo de todas las emisiones de CO2 que se generan y por tanto se emiten a la atmósfera, desde la elaboración hasta el consumo final del vino. Se analiza entonces el producto, desde el inicio del proceso de cultivo hasta que se consume.

Es también importante analizar lo que ocurre después de su consumo, es decir, plantear qué ocurre con los residuos procedentes del embalaje, y los generados durante las fases de campo y producción en bodega.

La herramienta internacional más exhaustiva que permite gestionar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) es el GHG Protocol (Protocolo de Gases de Efecto Invernadero).

Mediante esta herramienta, se analiza todo el ciclo de vida de la unidad productiva, en este caso la botella de vino, para extraer los Kg de CO2 que se generan y emiten a la atmósfera.

Mediante este proceso, las bodegas consiguen:

1.-  Identificar oportunidades de ahorro de costes, ya que reducir emisiones está directamente asociado a reducir consumo de energía.

2.-  Implantar políticas de reducción de emisiones que  aumenten la rentabilidad competitividad del negocio.

3.- Demostrar y divulgar su compromiso de responsabilidad empresarial y medioambiental para consolidarse o introducirse en nuevos mercados .

Para ello, el cálculo ha de incidir principalmente en cuatro fases del proceso productivo :

1º.- FASE DE CAMPO: analizando las emisiones derivadas del consumo en desplazamientos y trabajo de los tractores, labores de campo, consumos de productos agroquímicos, energía consumida en el riego….

2º.- FASE DE ELABORACIÓN: analizando las emisiones derivadas de los consumos de energía por climatización, iluminación, bombeo, maceración, por proceso de envasado, productos enológicos, materiales de embalaje,…)

3º.- FASE DE DISTRIBUCIÓN: analizando las emisiones derivadas del transporte de las botellas.

4º.- FASE DE CONSUMO: y fin de vida del producto , analizando la gestión de residuos.

De antemano, se hace muy extenso el proceso de cálculo, por lo que es importante determinar el alcance que se pretende abarcar.

No hay que olvidar que el principal objetivo de determinar la huella de carbono del producto es, no sólo informar al consumidor, sino servir  de base para la mejora continuada.

Lo importante es establecer un punto de partida para poder posteriormente mejorar esas condiciones de emisiones de manera paulatina en el tiempo.

Si es la primera vez que realiza el cálculo, este servirá de base para la mejora y para establecer las estrategias de mejora sobre las fases que  hay incidir más para conseguir disminuir estas emisiones.

Para el sector en concreto, estudios demuestran que las fases que inciden más en la emisión de GEI son :

DISTRIBUCIÓN 54 %: Por la implicación del transporte.

Elaboración, EMBOTELLADO, 23%: Por la incidencia de consumo eléctrico en el proceso de embotellado.

CAMPO, 15%: Por la implicación de maquinaria de proceso y transporte interno.

Elaboración, PRODUCCIÓN, 8%: Por la implicación de consumo eléctrico en climatización, bombeo, iluminación….

Viste http://www.green-competence.com  si requiere más información del proceso.

IMPULSO DE COMPETITIVIDAD PARA EL SECTOR. REDUCCIÓN DE COSTES DE PRODUCCIÓN. IMAGEN CORPORATIVA MÁS SOSTENIBLE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s